Orquesta Miguel Failde


El Danzon

Los bailadores del último tercio del siglo XIX, con sus cuellos de pajarita; sus chalecos y sacos, y las mujeres, con sus corsés, sayas, camisones, bailando los rápidos ritmos de la época, como las danzas y las contradanzas, se agotaban, se extenuaban en el verano y tenía necesidad de apelar al denominado vals tropical.
Este vals, lento y tristón, no podía llenar las apetencias de los bailadores, pero la rapidez de otros ritmos los enervaba (debilitaba). Entonces era tanto el calor en la época veraniega, que disminuían notablemente los bailes y daba lugar a que la prensa publicara constantemente artículos sobre el asunto. Es entonces cuando Failde da la forma y surge el Danzón.
El Danzón como baile:
Este viene de un baile de figuras que se denominaba de la misma forma: Danzón. Según Miguel: “ En aquel tiempo había en Matanzas un baile de cuadros que llevaba el mismo nombre de Danzón, formado por hasta 20 parejas provistas de arcos y ramos de flores, era realmente un baile de figuras y sus movimientos se ejecutaban al compás de la Habanera.” El que dirigía este baile de figuras lo invitó a que escribiera una música “ad hoc”, pues se cantaba a viva voz, y a al escribir esa música se le ocurre la idea del baile y el género que hoy se llama Danzón; lo escribió, puso en ensayo y gustó a todo el mundo, se hizo popular en muy corto tiempo.
El Danzón actualmente se baila con pasos cortos, deslizados y contoneos del cuerpo, actualmente ha pasado a los salones de baile por lo que se ha considerado como baile de salón.
El Danzón como género musical:
El Danzón utiliza una música en tiempo de dos por cuatro, y consta del paseo o introducción, un primer trío (de clarinetes), un segundo trío (de violines) y un tercer trío (de metales), este último de sabor muy popular, con ritmo marcado y pegajosa melodía.
El Danzón tiene un aire similar al de la habanera. Tiene la especialidad esta música de que después de cada trío hay que tocar dos veces la introducción.

Los movimientos de este son: Allegro-Andante-Allegro.

Allegro (A): es la introducción que tiene 8 compases, que al repetirse hacen  diez y seis y  el primer trío o trío de clarinetes que tiene también dieciséis compases.
Andante (B): en el segundo trío o trío de violines, que tiene generalmente treinta y dos compases y que por la mayor duración de sus figuras ofrece, como ya dijimos, un estilo más lento.
Allegro  (C): en el tercer trío o trío de metales que alcanza un ritmo más movido, debido a la disminución del valor de las figuras.
El Danzón era más lento que los otros ritmos musicales conocidos, ofrece la oportunidad de un descanso entre uno y otro trío al repetir la introducción, lo que resultó para los bailadores de buen agrado, ya que, las mujeres se abanicaban refrescándose ella y su pareja, de ahí la rápida popularidad que obtuvo y el gran número de seguidores, si tomamos en cuenta el clima de nuestro país y la cantidad de personas que concurrían a los salones de baile.
Otra de las peculiaridades del Danzón la constituye el estribillo.
El Danzón presenta una frase de introducción de ocho compases repetidos, llamadas “cedazo”. Esta frase se deja oír al final de cada una de las otras frases que constituyen dicha pieza bailable. Es, por lo tanto, un estribillo musical, pero como es un estribillo que no presenta ilación de ninguna clase con el resto de la frase que le precede sus continuas repeticiones que inevitablemente causa su monotonía, por lo que los músicos de Danzón van improvisando sucesivas reformas cada vez que lo ejecutan, lo que resulta una verdadera especialidad, pues no todos los músicos pueden improvisar estas reformas.
Los músicos extranjeros denominaron al Danzón como “disparate musical”, pues para ellos la interpretación musical – sobre todo el cinquillo-resultaba de suma dificultad.
El Danzón gustó y gusta actualmente porque tiene ritmo, melodía y armonía. Su ritmo sujeción regular o simétrica de los sonidos constituye un motivo de verdadera seducción musical. Su melodía  podemos determinarla por las expresiones musicales representativas de ideas del compositor, expresando el estado de ánimo de este, trasmitiéndoselo al oyente. Su armonía produce el efecto deseado en la reunión armónica de sonidos agradables. Según Gaspar Agüero: “el ritmo incita movimientos,  la melodía habla al alma y la armonía cubre con la vestimenta la manifestación musical”.
El Danzón ha tenido diversas modalidades de estilos, evolucionando desde la vieja forma de dos sesiones, hasta las típicas formas actuales, y desde las denominadas orquestas típicas con el lucimiento de cornetín hasta las denominadas  Charangas Francesas.
Failde no solo compuso Danzones; también escribió, Paso Dobles Danzas, Contradanzas, etc. Compuso 144 danzones y 14 que no se refieren a estos. Dentro de los Danzones figuran:
El Valle del Yumurí
El Malakoff
A la Habana me voy
Papá yo quiero galones
La Malagueña -fue en su época un gran escándalo, se trata de un aire andaluz traído al Danzón que es de mucha dificultad en su ejecución para el solista  (cornetín)-.
La Diosa Japonesa (su último Danzón)

Evolución del Danzón:
En el siglo XX el Danzón fue el género preferido de los bailadores, pero también llegó a las ciudades orientales otro género llamado Son, cuya estructura era copla-estribillo, este estribillo se llamaba montuno.
El músico danzonero José Urfé (clarinetista) de la orquesta de Enrique Peña había viajado a Oriente y conocía la estructura del Son, y en uno de sus viajes le introdujo al Danzón en su parte  final ese montuno, estructura que van a mantener los danzoneros en el siglo XX. Ej.: “Blanca Lilia”

Forma:      A B A C A D A E

En este mismo siglo otra agrupación instrumental desplaza poco a poco a la Orquesta Típica, esta agrupación el la Charanga Típica (Piano, bajo, flauta, pailas, güiro, violines).
A partir de la década del 20 comienza a decaer el gusto por el Danzón debido a la penetración de melodía Americanas como el one step, two step, fox, blue y el Son (Cuba), pero como siempre resucita como el Ave Fénix. Es entonces cuando el músico matancero Aniceto Díaz (quién había tocado bajo la batuta de Failde en su orquesta el figle), ya director de su propia orquesta danzonera, unificó al Danzón nuevos elementos del Son y es entonces cuando crea el Danzonete. El primero se llamó “Rompiendo la Rutina” y fue estrenado en el “Casino Español” de Matanzas en el año 1929, hoy Biblioteca “Gener y del Monte” (una de las máximas exponentes de este genero fue Paulina Álvarez, la emperatriz del Danzonete).

Forma:      A B A C –

  • Voz
  • Montuno.

El gusto por el Danzonete fue efímero, pero el surgimiento de este dio paso al origen un nuevo tipo de Danzón, el Danzón cantado, cuyo máximo exponente fue el matancero Barbarito Diez. La mayoría de los danzones cantados fuero canciones trovadorescas. Ej.: “Aurora” de Manuel Corona.

Forma:      A B A C

En los años 30 existen danzones cantados, instrumentales y va a nacer un nuevo tipo de Danzón. A fines de los años 30, una de las grandes orquestas danzoneras de la época la Charanga de Antonio Arcaño, llamada “Arcaño y sus Maravillas”, agrandó la charanga al ponerle más violines, cellos y percusión cubana, fundamentalmente las tumbadoras. Un músico de esa orquesta llamado Orestes López que era pianista, cellista, y bajista, sincopó el montuno del Danzón y creó lo que se llamó “Danzón de nuevo ritmo”, el primer danzó de este tipo de variante se nombró Danzón-Mambo.
Según el Artículo II de la ley “El Danzón baile Nacional de Cuba”, el primer sábado de el mes de agosto de todos lo años, se considerará como “DIA DEL DANZON”

Anuncios